lunes, 9 de enero de 2012

Tres semanas alucinantes

Llevo un tiempo sin subir una entrada al blog comentando el devenir de las jornadas gavioteras en Alcázar. El aluvión de cachinnans en el cantábrico y Galicia ha desviado mi atención inmediata, pero no quiero dejar de comentar aquí los tres últimos fines de semana en ese paraíso gaviotero que es mi querido Alcázar.



Para constatar la importancia de lo que digo, voy a hacer un resumen de los resultados en número de anillas leidas en diciembre y lo que llevamos de enero:

Sábado 6 de diciembre de 2011       43 anillas (39 de ellas de gaviota sombría). Intensa niebla

Sábado 10 de enero de 2011             39 anillas (34 de ellas de gaviota sombría). Intensa niebla.

Doblete. Viernes 23 y sábado 24 de diciembre de 2011    36 anillas el viernes y 37 el sábado. Un total de 73 lecturas, de las cuales un 70% aprox. no repiten de un día para otro.

Doblete. Viernes 30 y sábado 31 de diciembre de 2011.    56 anillas leídas el viernes y 75 lecturas el sábado. Pongo esta última cifra en tamaño grande porque representa el récord absoluto para Alcázar desde que llevo haciendo el seguimiento de gaviotas, allá por el invierno 2007-2008. Y lo más increíble: sólo un 20% repetidas del día anterior.

Sábado 7 de enero de 2012.     Un total de 73 lecturas, siguiendo con la impresionante tónica de días pasados. Cifras desorbitadas de nuevas anillas para este vertedero, que se asemejan mucho a las de otras "mecas" del PVC gaviotero, como el puerto de Málaga y el vertedero de Pinto en Madrid.

Y dicho esto, viene a la mente las preguntas: ¿Por qué este aumento tan brutal en el número de lecturas? y ¿por qué tantas anillas nuevas en días seguidos?

Teniendo en cuenta el mediano tamaño del vertedero de Alcázar y que nunca suele haber más de 10.000 gaviotas en el recinto al mismo tiempo, la única respuesta a este elevado número de tubos de PVC es la alta tasa de recambio que tiene lugar a lo largo del día. Esto se ve mirando al cielo: constantemente llegan aves desde todas las direcciones, en especial la norte-noroeste y este.

No exagero si estimo en más de 20.000 las gaviotas que pueden visitar el vertedero en un día completo (entre reidoras y sombrías). Son sólo estimas, pero ésta quizás sea la explicación más plausible para esta maravillosa tormenta de anillas.

También reseñar el buen año para una especie que hasta ahora era muy rara en Alcázar: la gaviota argéntea. Sólo desde octubre de 2011, llevo entre 9 y 11 registros de aves diferentes, algunas espectaculares.

La gaviota patiamarilla siempre está presente, pero este invierno con números especialmente abundantes. Desde el pasado octubre, nunca observo menos de 20 aves de todas las edades en cada visita. Merece la pena recordar la interesante lectura en dos ocasiones de una patiamarilla lusitanius anillada en Euskadi. La segunda para el interior peninsular

Iré desgranando esto (en cuanto a fotos y especies) en otras entradas. Sirva este resumen para compartir mi alegría por estos espectaculares resultados.


Aquí subo un vídeo de una de las "levantadas" de gaviotas, ante falsas alarmas. Es una buena imagen para ilustrar lo que he comentado en esta entrada:

1 comentario:

Miguel Blanco Sol dijo...

Como dijo Jesulín, en dos palabras IM PREZIONANTE. Envidia sana nos das. Por Salamanca pasan muchas menos, además este vertedero es muy complicado para poder leer anillas.

http://helmanticaornithology.blogspot.com/