domingo, 16 de febrero de 2014

Poco que rascar


Parece que este invierno existe una relación inversa entre las extraordinarias observaciones que se están produciendo en Galicia, en comparación con mi local patch, Alcázar de San Juan. 

Las rarezas se suceden allí, mientras aquí el invierno transcurre sin pena ni gloria, con una reducción del número de gaviotas que lleva lógicamente a una sensible disminución del número de lecturas de anillas. Solo queda disfrutar a distancia con las noticias que llegan de Galicia, y seguir intentándolo, como hemos hecho siempre. 

Larus melanocephalus adulta.
Ayer, bajo condiciones meteorológicas muy deficientes, lo más destacado fue la primera gaviota cabecinegra (Larus melanocephalus) post-invierno, y las habituales patiamarillas (+20), sombrías (4.000) y reidoras (+2.000). Unas 30 anillas de sombría es un resultado bajo, si tenemos en cuenta los años anteriores por estas mismas fechas. 



  
Larus fuscus 2cy.




Dos sombrías de 3cy.

La foto es lejana, pero me pareció curioso ver a estas alturas una sombría de 2cy con el plumaje 100% juvenil (la de la derecha de la foto). Ni una sola pluma mudada, en contraste con el 2cy a la izquierda.

Combates a muerte por un trozo de comida

Larus fuscus de 4cy, anillada en Málaga


1 comentario:

Cosme Damian Romai Cousido dijo...

Si si, pero al final aparecerá un gavión cabecinegro y Alcázar será la envidia del gavioteo ibérico...

Un abrazo crack, y ánimo,
Damián