sábado, 20 de abril de 2013

Madrid (Río) resiste. Larus argentatus.

En plena retirada general de gaviotas hacia el norte, Madrid Río aún resiste, y estos días pueden verse algunas decenas de aves en su exiguo cauce.

Cual puerto pesquero gallego, las gaviotas se encuentran a gusto sin ser sometidas a intensas molestias, por lo que son muy confiadas y pueden hacerse magníficas fotos. Perfectas para estudiar la variación en plumajes de sombría, por ejemplo. 

Desde hace dos meses se viene observando una gaviota argéntea Larus argentatus de primero invierno (2cy), que Mercedes Fernández y Mariano Martínez mantienen puntualmente controlada. Como ya comenté, la fuerza de un local patch es inmensa si se visita con frecuencia, y Madrid Río es el mejor ejemplo.

Me acerqué el viernes pasado para ver a la argéntea, y pasar un buen rato fotografiando gaviotas (la actividad más relajante que conozco). Tal es así, que volví el sábado para seguir dándole al disparador de la cámara como un poseso.

He aquí un vídeo de la argéntea, jugueteando con una pelota de golf, hallazgo frecuente en las aguas del Manzanares. En esta entrada me centraré en la gaviota argéntea. En otras comentaré otros aspectos de las demás gaviotas presentes.


Y unas fotos de esta atractiva gaviota:


Como véis, la muda de otoño-invierno ha sido relativamente limitada. Afecta al manto, escapulares y algunas coberteras. El resto de plumas son juveniles.

El amplio panel claro en las primarias es perfectamente visible. A finales del invierno, estas plumas claritas han sufrido un intenso desgaste por efecto del viento, luz solar, etc., por lo que están mucho más desgastadas que las plumas oscuras.

El tamaño de esta gaviota es considerable (¿macho?) Comparación con un 2cy de gaviota sombría:

Fijaos en las nuevas escapulare, y en el tremendo desgaste de las coberteras alares.


Las rectrices son mayormente oscuras, con anchas marcas paralelas hacia la base de las plumas. Esto le da un aspecto donde predomina el oscuro sobre los tonos claros. La franja caudal es muy gruesa.

Abajo podemos comparar las alas típicas de sombria de 2cy en primavera (antes de comenzar la muda primaria) y las de argéntea. Las diferencias son notables.


Abajo, comparación con una sombría de 2cy. Atención a la forma y colorido de las escapulares, y al grado de desgaste de las plumas. La argéntea tieneel pico bicolor, mientras que en sombría el pico es casi al 100% oscuro en su primer año de vida. 
Notad asimismo el tono "chocolateado" de las terciarias y primarias. En sombría (y patiamarilla) los tonos de estas plumas son de un marrón más oscuro e intenso.

1 comentario:

Jesús del Valle dijo...

Si señor, así se enseña. Tus comparaciones son preciosas, lo del pico bicolor,etc, una didáctica necesaria para que la gente vaya aprendiendo y llamando para aportar algo cuando surjan visitas interesantes a la villa de Madrid o cualquier otro lugar,claro.