martes, 28 de febrero de 2012

Un sueño cumplido. Larus ichthyaetus

A nivel ornitológico, tengo muchos sueños aún por cumplir. Tendría que vivir muchas vidas para darles su merecido cumplimiento. Sin embargo, hay sueños gavioteros que son más accesibles, y uno de ellos era observar al príncipe de las gaviotas, una maravilla evolutiva llamada gavión cabecinegro o Pallas's Gull en inglés (Larus ichthyaetus)

Por fin pude observarlo a primeros de este mes, en mi viaje a Bulgaria. Fue algo inesperado, puesto que la intensa ola de frío siberiano barría por aquellos días la costa occidental del mar Negro, y las expectativas eran buenas para gaviotas que invernan más al norte, como la cáspica. El gavión cabecinegro no suele quedarse tan cerca de sus áreas de cría (la más cercana en Ucrania), por lo que es raro en invierno en Bulgaria.

Tuve doble suerte, por tanto, ya que no observé sólo un ave sino al menos 5, aunque pude fotografiar únicamente a 3, debido a las malas condiciones de luz. La tarde anterior, mi amigo Dimiter Georgiev (a quien estaré eternamente agradecido por darme el chivatazo), localizó 8 aves en el mismo lugar: una de las lagunas costeras de la ciudad de Burgas, en la costa del mar Negro búlgaro.


PRIMER INVIERNO


Como véis, el gavión cabecinegro recuerda en todos sus plumajes a una Larus melanocephalus, pero a lo grande. Tiene un tamaño ligeramente inferior al gavión atlántico Larus marinus. Las aves de primer invierno muestran un pico bicolor naranja/negro, con nuca, parte sup. de la cabeza y zona periocular manchadas.


La banda terminal de las rectrices acaba abruptamente, dejando un claro "white patch" hasta el obispillo, muy visible a distancia. Fijaos que el ala, vista desde arriba, es muy uniforme y oscura.


El perfil cefálico escurrido es típico de esta especie, reminiscencia de su carácter oriental (compartido con cachinnans, por ejemplo).










 ADULTO


Las fotos son malas debido a la escasa luz y el intenso frío (-18ºC), que hacía muy difícil mantener el pulso en unas condiciones aceptables.


 Esta enorme "cabecinegra" es una de las gaviotas más bonitas del mundo. Especialmente los adultos. Un placer visual y una satisfacción personal de las más grandes que he vivido. Sin duda.


Veis que tiene el negro restringido en primarias. Por debajo recuerda bastante a una cachinnans, ¿verdad?


Al igual que las reidoras, los adultos adquieren el capirote negro muy temprano, a menudo en pleno invierno.


En vista superior, las primarias muestran un diseño especialmente bonito y elegante. Una ancha franja blanca en secundarias que parece continuar con las primarias externas, muy blancas y con las puntas negras. Las secundarias externas y las primarias internas tienen los mismos tonos que el resto del manto.



 TERCER INVIERNO



Los terceros inviernos (4cy o subadultos) son básicamente iguales a los adultos, pero adquieren de media el capirote negro más tarde, y conservan trazas de inmadurez en algunas plumas rectrices y coberteras alares. Fijaos en las rectrices de este ejemplar.








En la foto inferior, un adulto a la izquierda y otro tercer invierno a la derecha. 


Un sueño hecho realidad, sin duda. Últimamente duermo más tranquilo...

¿Próximo sueño: gaviotas asiáticas en Japón?

5 comentarios:

Gabriel Lorenzo M. dijo...

Hola tocayo. Pues sí que parece una enorme cabecinegra, qué bonita!!! Enhorabuena por la observación. Un saludo

Gabi vuelvepiedras dijo...

Muchas gracias tocayo!

Un abrazo

Ricardo Rodriguez dijo...

Que envidia. Aunque tambien te ha costado lo tuyo. ¿puedes subir alguna a GULLS ?
Un abrazo

José Ramón dijo...

¡¡¡Enhorabuena!!! Un saludo

RGCostales dijo...

Felicidades por el sueño cumplido, Gabi.

Un abrazo